CAMBIOS DE HÁBITOS DE COMPRA DE ACUERDO A LAS GENERACIONES

Es indiscutible que las diferentes dinámicas transversales al sistema de mercado, han afectado sustancialmente y de manera directa al consumidor, moldeando de esta manera su estilo de vida, motivaciones, aspiraciones, gustos y deseos así como sus hábitos de compra de marcas, productos. Ninguna sociedad ha permanecido estática siempre madura, evoluciona o simplemente recupera tendencias del pasado y las impone en el momento, dando cabida a la generación de tendencias de consumo impartidas desde la dinámica de la moda, la música o los productos retro, por dar un ejemplo; esta depende de un previo conocimiento de las actitudes del consumidor y entender la forma más adecuada de consumo según la etapa del mercado, de modo que se genere una respuesta de la compra.

Con los cambios de hábitos de compra del consumidor, Se ha evidenciado que los objetivos de compra ya no son los mismos de años atrás, y por esta razón el juego de seducción hacia el consumidor potencial y la intención de compra igualmente cambian, el público va generando necesidades las cuales deben ser suplidas por el proceso mercantil del momento, se genera oferta dependiendo de una diversidad de factores como pueden ser el clima o la tendencia actual, de manera que se crea una atmósfera de consumo que permite una dinámica activa impulsada por productos o marcas que cumplen así un limitante.

Hoy en día las marcas deben interesarse por generar confianza y valor al consumidor, mostrarse cercana y preocupada por las necesidades del presente, de esta manera la razón por la cual es importante actualizarse del tipo de consumidor, volátil y dinámico que no trasciende con el tiempo si no que a través de él. La clasificación del consumidor actual se basa en esas características como lo son el estilo de vida o las preferencias, obligando así a las grandes compañías a redefinir sus estrategias de marketing para lograr captar los nuevos segmentos de clientes que tienen sus propias reglas al consumir. Actualmente y tras la evolución de las necesidades que ha tenido la sociedad se empieza a ver como cliente potencial a un joven de 16 años, los compradores son cada vez más jóvenes convirtiéndose en un reto difícil pero a la ves predecible de entender, según el perfil del joven consumidor son claros algunos factores de consumo, interesándose más por la adquisición de tecnología, se presenta un consumo inmediato y por esta razón es claro entender que actualmente la mayoría de las compras se realizan por Internet. La gente ha creado confianza en los productos que se ofrecen, tiendas virtuales y servicios online con una premisa clara, sin moverse de su sitio conseguirá en un solo click todo lo que desea desde pagar un servicio público hasta adquirir el producto deseado en cualquier lugar del mundo, no es descabellado pensar en que las personas realicen compras de millones de pesos utilizando sus tarjetas de crédito, también se cercioran y consultan la viabilidad del servicio. La tendencia hoy en día es realizar una búsqueda e investigación previa a través de comentarios de personas por redes sociales, siendo a su vez influenciados a la compra. Esta dinámica permite disminuir la fidelidad a la marca por lo que la población suele cambiar con facilidad.

Anteriormente las marcas segmentaban al consumidor por la edad, lo que permitía una clasificación más denotativa, por ejemplo: una de las generaciones que hacía un consumo durable y se apoyaban en las tiendas de barrio era La Generación Silenciosa; (1925-1939), seguida de los Baby Boomers; (1940-1953), que seguían la tendencia de visitar la tienda de barrio, pero que veían como opción el supermercado, los Jones; (1954-1969), posicionaron el supermercado, era primordial las compras en este dejando en definitiva las tiendas, la Generación X; (1970-1981), adopto como tendencia en las compras al supermercado de cadena como prioridad absoluta y en definitiva abandono las tiendas dejándolas como una opción de producto específico, la Generación Y; (1982-1992) da un giro total y va hacia el almacén de calle, esta generación apaciguo un poco el boom de los supermercados y por último la generación Z; (1993-2004), que sigue el mismo proceso que la generación anterior y consume en almacenes y pequeños comercios.

Las tendencias en procesos de compra han tenido cambios a través del tiempo y lo seguirán teniendo día tras día ya que se presenta un sin número de factores que alteran los procesos, dejando y volviendo adquirir una cadena que finalmente siempre apunta al consumo.

Es recomendable que las empresas investiguen los hábitos de sus consumidores frecuentemente, lo que les permita estar a la vanguardia en tendencias y a su vez un paso adelante de la competencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *